El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

» Festival del Diablo III: GALA DE BUEN METAL

10 Diciembre 2017

Pasaron casi dos años desde la anterior edición del Festival del Diablo, la segunda. La cita esta vez fue el sábado 25 de noviembre de 2017 en el mismo lugar, Hollywood, un amplio espacio ubicado en el kilómetro 4.5 vía a la Calera. Un lugar que ha generado tanto aceptación como resistencia por parte del público asistente.

A mediados de este año la organización dio la buena noticia: La tercera versión del festival de Diablo se realizaría este año, teniendo en cuenta que en el 2016 no se hizo el evento.

Periódicamente se fueron revelando los nombres de las bandas que harían parte del concierto, finalmente el cartel quedó completo dejando a los poderosos alemanes Accept como cabezas del evento.

Sobre la 1 de la tarde en la tarima Íncubo Patrcio Stiglich Project dio inicio oficialmente al festival. Rock con Metal Progresivo muy bien hecho por este virtuoso guitarrista acompañado de buenos músicos. Tan pronto terminó, en la tarima Súcubo Soulburner demostró por qué es una de las bandas más contundentes de Metal en Colombia, Death Metal de muy buena factura. Sagros, la banda caleña de Thrash, fue la siguiente del cartel y la primera invitada nacional.

Este año una de las novedades fue la tercera tarima, dedicada a los sonidos Core y Punk, como invitada para cerrar estuvo Merauder, banda estadounidense clásica de Hardcore, ahí también tocaron Ataque de Pánico, IRA, Pitbull, entre otras bandas.

Underthreat, en la Súcubo, presentó algunos temas de su más reciente trabajo “The Prison Within” y temas clásicos de su dilatada carrera. Metal Melódico bien hecho. Kariwa, Groove Metal, calentó al público para lo que venía: Revenge, segunda banda nacional invitada: Speed Metal como solo lo sabe hacer esta agrupación de Medellín. El turno fue para la primera invitada internacional: Krueger de Venezuela, grupo que no alcanzó a tocar en la primera edición del festival por el tema de los gases lacrimógenos. Lo de ellos es Pornogore, Metal con tintes bizarros, en el bajo contó con la colaboración de Mad Kat, una de las bajistas más versátiles dentro de la escena musical bogotana.

Criminal, de Chile, hizo lo suyo: Tocar Metal con muchas fusiones, aunque distante de los sonidos thraseros de sus primeros trabajos. Hasta acá, todo bien. Para ese momento ya se veía mucho más público, pues se acercaban las estrellas del festival.

Terrorizer no tuvo la mejor suerte, Pete Sandoval, uno de los mejores bateristas del mundo, no pudo cuadrar la batería a su gusto, lo que sumado a problemas de sonido, acabó con la presentación del grupo antes de tiempo. Superado este traspiés, una de las sorpresas agradables: Witchery, la banda del talentoso Sharlee D’Angelo, dio una lección de Metal Contemporáneo única. Los suizos Samael despiertan tanta admiración como adversión, pues algunos seguidores, los más radicales, consideran que los sonidos actuales de la banda cada vez se alejan más del Metal, sin embargo, el “Ceremony of opposites”, tema por tema, sonó fabuloso.

Exodus es un grupo que no necesita mayor presentación, Thrash Metal del mejor, esta vez con la voz de Zetro Souza, demostró que sigue tan potente como en sus comienzos. Sodom es Motorhead pero más rápido, Thrash Metal con mucho de Rock ‘N Roll, Angelripper no oculta su admiración por Lemmy.

El cierre estuvo a cargo de Accept, una banda que no tiene canción mala. Lo que hicieron Tornillo, Baltes, Hoffmann y compañía, fue un repaso a una carrera de más de 40 años dedicada a crear muy buen Heavy Metal.

Temas de su reciente “The Rise of chaos”, así como del “Stalingrad” mezclados con clásicos como “Princess of the dawn”, “Fast as a shark”, “London leatherboys”, “Die by the sword” y los eternos hinmos del Heavy Metal “Metal Heart” y “Balls to the wall”, dejaron en claro que Accept es una de las mejores bandas de Metal del mundo. De eso no cabe la menor duda. A las 2.30 am del domingo 26 de noviembre de 2017 el grupo se despidió de los 5000 o más asistentes que los vieron. Acto seguido en la tarima Hardcore Punk, la banda Riptor de Cali, rindió tributo a Metallica, para dar por finalizado el festival.

Quedan algunos temas por tratar. Por momentos el sonido le jugó una mala pasada a algunas bandas (Terrorizer y Accept, básicamente) y el sitio del evento. Si bien es amplio, llegar a él no es fácil y lo es menos salir a las tres de la mañana. Por lo demás, el Festival del Diablo se convirtió en el referente más importante de los eventos de Metal independiente en Colombia.


<Volver>