El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

» EL VERDADERO SALVADOR...

09 Julio 2017

EL VERDADERO SALVADOR…

Por: Javier Andrés Barrero Salazar.

El Festival del Diablo es la apuesta más arriegada que se ha hecho en cuanto al Metal en Colombia. Bandas de primer nivel en un evento que da pasos firmes en medio de una escena que solo tiene como referencia de la palabra festival a Rock al Parque.

Hasta hace poco tiempo, relativamente, hablar de festivales de Metal pagos en Colombia, era toda una utopía. Tenemos eso si, uno de los festivales de Rock gratuito más importante de Latinoamérica. Subrayando la palabra Rock y viendo que el espacio para el Metal está cada vez más limitado. Cada vez se alejan más de nuestra mente esos tiempos en los que los sonidos fuertes retumbaban y congregaban a miles de seguidores en el Parque Metropolitano Simón Bolívar de Bogotá. Conceptos como tolerancia, convivencia y otros, válidos en su definición pero complejos a la hora de ponerlos en práctica, han permeado a Rock al Parque al punto de que se vienen escuchando ruidos extraños bastante alejados del Rock y más cercanos a lo que expertos y esnobistas pretenciosamente llaman “Música del mundo”.

Para los fieles del Metal en Colombia, esa era la única asociación posible con la palabra festival. Hoy, gracias a la tecnología y a la imaginación, se tienen referenciados eventos masivos dedicados exclusivamente al Metal en todas sus vertientes, sin ningún tipo de limitación. Wacken, es el primero que se le viene a la cabeza al rockero que usa frecuentemente las redes sociales y la internet. Este es en Alemania, en una pequeña población que durante tres días del año se convierte en la capital mundial del Metal. Así como este, que empezó en 1990, en otros lugares de la vieja Europa también le rinden culto al sonido estridente: En Francia está el Hellfest y en Suecia el Sweden Rock Festival, por citar a los más extremos y más concurridos. Otros como el Sonisphere son más heterogéneos en su oferta musical. En ese orden de ideas, en Colombia hace unos años se creó un festival con carácterísticas similares y que fue bautizado con un nombre más que apropiado, teniendo en cuenta, según el imaginario de la sociedad pacata colombiana, la afinidad tan cercana del personaje en cuestión con el Metal: Festival del Diablo. Y no en el sentido alegre que le dan algunos en el Carnaval del Diablo que se realiza en Riosucio, Caldas, una vez al año y en el que el de los cachos simboliza alegría y buena onda. Para que vea. Colombia sigue siendo un país de conveniencias.

Ya a unos meses de la tercera edición, el Festival del Diablo puede sentirse orgulloso de que su trabajo va por buen camino. La primera versión se hizo en un teatro cerrado que, curiosamente hoy ocupa un culto religioso. Para la segunda versión se estableció el concepto “Open Air” (Algo así como a cielo abierto), una apuesta arriesgada, no solo por la dimensión que se le daba al festival, también entraba en juego la credibilidad de la organización al realizar el festival fuera de Bogotá. La respuesta del público fue excelente. Ese piloto, el del Open Air, resultó exitoso. El cartel nacional incluyó leyendas, la representación bogotana estuvo a la altura y el cartel internacional, de primer nivel, incluyó a Possessed, Venom, Testament y a Cannibal Corpse.

A esto se le sumó la logística propia de un evento internacional: Zona de comidas, de mercadeo, para prensa y baños. Cerca de 5000 asistentes disfrutaron de la segunda edición del Festival del Diablo y la primera bajo la denominación Open Air. Un listón muy alto que la misma organización debe encargarse por lo menos de mantener, o de superar. Tarea difícil.

Conscientes de que los dos primeros pasos que se dieron fueron firmes, los encargados del evento vienen preparando la tercera edición con lujo de detalles, para ello han hecho un adelanto del cartel para este 2017: Las leyendas estadounidenses Terrorizer y Exodus, los suecos Witchery, los suizos Samael y los poderosos teutones Accept, quienes visitan por primera vez a Colombia. Accept, sin lugar a dudas, es una de las más importantes bandas de Heavy Metal del mundo, en Alemania ocupan un lugar privilegiado junto a los todopoderosos Scorpions. La banda liderada por el guitarrista Wolf Hoffmann y el bajista Peter Baltes, grabó con la maravillosa voz de Udo, dos de los trabajos más importantes del Heavy Metal en la historia: Balls to the Wall en 1983 y Metal Heart en 1985. Hoy en día el norteamericano Mike Tornillo es el vocalista. Tremendo vocalista, basta escuchar los tres más recientes trabajos de la banda para comprobarlo: Stalingrad, Blind Rage y el nuevo, The Rise of Chaos.

Quedan varios anuncios internacionales pendientes más el cartel nacional para que el Festival del Diablo de nuevo invoque a sus incondicionales seguidores y de una vez por todas, demuestre que él es el verdadero salvador, del Metal, de las almas…De lo que sea.

La cita es el sábado 25 de noviembre de 2017 en Hollywood, km 4,5 vía a la Calera a partir del medio día.

Info sobre boletería en:

www.festivaldeldiablo.com

 

Invita:

www.letraoculta.com 


<Volver>