El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

» EXCLUSIÓN…MAYHEM…DESPEDIDA…SINSENTIDOS Y DEMÁS…ROCK AL PARQUE 2017.

08 Julio 2017

El sábado es el día que sobre el papel convoca a la mayor cantidad de espectadores. Debe ser por el tema del imán del Metal. Este año no fue así. Una programación particular, las bandas seleccionadas por convocatoria distrital dieron lo mejor de sí, aunque se colaron unas, eso no se puede desconocer. Las bandas internacionales, no terminaron de convencer a los ávidos de Metal gratis, ‘Metachos’ les llaman, aquellos personajes que asisten a cuanto concierto gratuito se programe, pero a la hora de invertir en boletas o material de las bandas, prefieren compartir licor de dudosa elaboración y poseen memorias USB de alta capacidad en las que guardan como un tesoro colecciones completas de bastantes grupos de Metal. El Metal Core, Groove Metal o cualquier otra etiqueta que le pongan, si bien es un sonido relativamente nuevo, con matices particulares, no logra seducir del todo a los metaleros. O por lo menos lo suficiente como para llenar un escenario como el Plaza.

Nervosa de Brasil, el poderoso trío de Thrash femenino, demostró en el escenario Bio que no solo cautiva por las cualidades físicas de su bajista-vocalista Fernanda y de la guitarrista Prika también resalta la energía de su nueva baterista, Luana. Lo de ellas es de buen nivel, Metal machacante, contestatario, con una alta carga de crítica social y una actitud en escena que ya muchas bandas masculinas envidiarían.

 

En el escenario Eco, Organismos, la banda de Carlos Mario Pérez,
“La Bruja”, uno de los personajes a los que el Metal colombiano y por qué no, mundial, le deben mucho, infortunadamente no todos lo conocen o dimensionan su aporte. Con su sonido denso demostró que el Grindcore bien hecho, sumado a unas letras inteligentes, es más audible que mucha música sin sentido que abunda por ahí.

Retomando el tema de la programación, resulta difícil entender cómo cuadran tres bandas de primer nivel casi simultáneamente. A las 6.05 en el escenario Bio empezó la presentación-despedida de Darkness, la mítica agrupación bogotana que de un momento a otro decidió colgar los instrumentos con unos argumentos que más que claridad, generaron más dudas sobre las causas del fin del grupo. Emotiva. Esa podría ser la palabra que defina el show final. A las 6.10 sobre  el Eco otro de los personajes al que la historia del Metal le tiene reservado un sitial de honor: Víctor Raúl Jaramillo, más conocido como ‘Piolín’ y su renovada Reencarnación, sentaron cátedra de buen Metal. Tal vez el más emocionado con Reencarnación fue Kjetil Esten Haraldsson Manheim, baterista original de uno de los pilares del Black Metal noruego, Mayhem. Vio toda la presentación de pie. Quería saber por qué el logo de esa banda desde hace 30 años está escrito sobre una pared de una oscura habitación del pueblo donde se formó Mayhem. Con toda seguridad disipó la duda. Para colmo de sinsentidos, a las 6.45 en el escenario Plaza, Occultus, la excelente banda caleña que se ha movido muy bien entre el Dark y Black Metal durante los 24 años que lleva trajinando, demostró que sigue tan vigente como siempre.

 

Después del maratón, Herejía, la excelente banda de Ricardo Chica. Esta vez llegó presentando su nuevo trabajo “Renascentia in tenebris”, una fina mezcla de sonidos densos, pesados y melódicos. Tremendo regreso de una de las agrupaciones que el público quería ver.

 

El video-tributo a la memoria de Elkin Ramírez, líder de Kraken, fallecido en enero de este año, dejó un sinsabor entre el público. No puede ser posible que el vocalista de Rock más importante de la historia en Colombia apenas sea recordado en un video que no pasó de los seis minutos.

 

Superado a la fuerza el agravio, Death Angel, la banda de San Francisco, California, recordó que es toda una institución en la escena Thrash mundial. Energéticos, pesados y vitales, dieron un repaso sobre su discografía, en particular de su más reciente trabajo “The Evil divide” de 2016 y de su fabuloso álbum debut de 1987 “The Ultra Violence”. Sin duda alguna, de lo mejor de Rock al Parque 2017.

 

Vein, con su sonido Core, fue el perfecto abrebocas para Lamb of God. Vein es la suma de músicos experimentados procedentes de varias bandas bogotanas. Hacen Metal Core del que gusta bastante a los más jóvenes.

 

La jornada de Metal terminó con Lamb of God. El grupo de Richmond, Virginia, entusiasmó al público que se inclina más por las fusiones vanguardistas, por momentos suenan pesadamente death, pasando por thrash para finalmente estacionarse en Metal nuevo o New Metal. De ese sonido pueden dar fe los 35 0 40 mil asistentes que no alcanzaron a llenar el escenario Plaza.

 

Para el domingo las cosas cambiaron, los sonidos pesados y melódicos dieron paso al folclor y a los sonidos contemporáneos que muchos consideran Rock. Solo entrada la noche el Metal regresó.

 

Carnivore Diprosopus, en representación de las bandas colombianas radicadas en el exterior, demostró que los años que lleva radicada en Madrid (España), le han servido para madurar y consolidar un sonido denso y ultra pesado que la ha valido para formar parte en festivales especializados en Europa. Brutal Death Metal de muy buena factura.

 

El cierre del domingo en el escenario Plaza estuvo a cargo de Obituary, el grupo de los hermanos Tardy. Death Metal clásico excelente. Por momentos se notó a John ahogado por la altura de Bogotá. Con todo y eso, fueron 60 minutos de buen Death Metal en el que sonaron entre otros, clásicos como “Slowly we rot” y “Dont care”.

 

El lunes, Punk y otros ruidos. Sin Pudor, Dos Minutos y Los Tres de Chile. Lo mejor de ese día. Draco Rosa genera tantos odios como amores. Unos lo defienden a morir, otros argumentan que sus mejores días ya pasaron, por aquello del cáncer que le aqueja. Igual cantó todo el “Vagabundo”, considerado un disco de culto entre sus fieles seguidores.

 

Una edición más de una de las políticas públicas que genera más expectativa entre el público joven y el público rockero, que finalmente termina por dejar más dudas que certezas, porque siempre se cree que pudo ser mejor. No solo por la selección de las bandas distritales, por la lista de invitadas nacionales, a todas luces cuadrada a última hora, por las bandas internacionales y por los horarios...

 

 

 

 


<Volver>